Es imprescindible que los negocios de hostelería dispongan de máquinas de frío para mantener los productos refrigerados o congelados en buen estado. Para que, además de mantener el frío, los clientes puedan ver lo que hay dentro se han diseñado las vitrinas expositoras. Te explicamos con más detalle por qué comprar una vitrina expositora y cuáles son los modelos más comunes.

¿Por qué comprar una vitrina expositora?

Entre los diferentes dispositivos de frío diseñados para su uso en hostelería están las vitrinas expositoras. Como su nombre indica, además de mantener una temperatura baja que prolongue la vida de los alimentos, cumple con la función exponer o mostrar los productos. Los clientes pueden ver lo que hay en el interior y sentir la necesidad de consumir. 

Muchos de estos refrigeradores están cerrados total o parcialmente, de manera que los clientes no tienen acceso directo al producto. Los alimentos están frescos y visibles, pero no pueden ser directamente manipulados por el público. 

Tipos de vitrinas expositoras según el negocio

Hay que asegurarse de comprar una vitrina expositora adecuada para cada negocio o producto. No todas son iguales, ni en la forma ni en el funcionamiento. Te mostramos algunos ejemplos de maquinaria de hostelería diseñada según los alimentos que va a contener en el interior.

Vitrina de tapas

Todo bar debe tener una vitrina para tapas. Estas permiten que los clientes vean las que hay y elijan las que van a tomar. Mientras tanto, se conservan frescas y protegidas. Además, son muy resistentes a la abrasión, ya que los comensales suelen utilizarlas como encimeras en las que apoyar la consumición y realizar los pagos.

Vitrina de charcutería y carnicería

La mejor manera de que los clientes vean de primera mano la frescura de las carnes y embutidos es una vitrina de charcutería y carnicería. Pueden seleccionar la pieza que desean y tener la garantía de que el producto se ha mantenido frío y protegido.

Vitrina de pastelería

Los pasteles tienen que estar refrigerados hasta el momento de servirlos. Pero también es imprescindible que estén a la vista de los clientes. La forma que tiene la vitrina de pastelería permite la presentación del producto al tiempo que mantiene la cadena del frío.

Vitrinas murales

La razón principal para comprar esta vitrina expositora es la de ofrecer autoservicio. Se pueden colocar multitud de alimentos envasados y que los clientes se abastezcan por sí mismos.

Vitrinas murales

Son la mejor solución para el bufé de los hoteles. Mantienen los ingredientes fríos y permiten que cada uno se sirva a su gusto.

Vitrina acristalada cuatro caras

Se emplean mucho en restaurantes y pastelerías para la exposición de los postres y las tartas. Al estar acristalada en todo el derredor permite la visibilidad desde cualquier ángulo.

Vitrina expositora de pescado y marisco

Algunos restaurantes permiten elegir los pescados y mariscos que se van a cocinar al cliente. La mejor manera de mantenerlos frescos y a la vista es una vitrina diseñada para este tipo de alimentos. Entre otras cosas, permite la colocación de hielo y la evacuación del agua sobrante.

Si después de leer este artículo aún tienes alguna duda, puedes hacernos una consulta. Te ayudamos a comprar la vitrina expositora adecuada para tu negocio. Un experto te dará todas las claves para que tus productos estén siempre frescos y a la vista de tus clientes.